Msistudio

¿Cómo aplicar BI a BIM?

portada ars

Ya no es ningún secreto que actualmente BIM (Building Information Modeling) forma parte de la gran mayoría de procesos constructivos que se dan alrededor del mundo y que cada vez son más profesionales del sector, los que deciden adoptar esta metodología para desarrollar sus proyectos.

A pesar de que aún queda camino por recorrer, la tendencia va al alza, y poco a poco podemos observar como cada vez es más la información que se centraliza en los modelos BIM y como se potencia más la colaboración entre los distintos agentes que forman parte del proyecto dentro de un entorno colaborativo.

El sector de la construcción ha cambiado o está en fases de hacerlo y poco a poco se va haciendo más común escuchar términos referidos a distintas estrategias o proceso como, por ejemplo, Lean para optimizar procesos y aportar valor al proyecto o IPD (Integrated Project Delivery) como metodología de enfoque, gestión y ejecución que busca la eficiencia y la participación de todos los participantes en todas las fases de diseño, fabricación y construcción.

Cuando hablamos de la gestión de la información también encontramos metodologías o estrategias destinadas a administrar conocimiento o crearlo a partir del análisis de los datos existentes en una organización o empresa, por ejemplo, el BI (Business Intelligence).

imagen 1
Imagen 1. Visualización de datos

 

BI, BUSINESS INTELLIGENCE

Business intelligence o inteligencia empresarial en castellano, hace referencia al uso de procesos y herramientas con el fin de transformar datos en información, es decir generar conocimiento. Estas prácticas y sus herramientas surgieron enfocadas principalmente para el mundo financiero y empresarial, pero poco a poco se ha ido extendiendo a distintos sectores como el de la construcción.

Aplicando BI se puede generar conocimiento utilizando los datos existentes en una empresa para para estudiar posibles estrategias a la hora de tomar decisiones o para conocer el estado actual de un proceso, en definitiva, busca comprender el funcionamiento actual de la empresa anticipándose a acontecimientos futuros con el objetico de ofrecer conocimiento para respaldar las distintas tomas de decisiones empresariales.

Es común explicar BI utilizando como ejemplo el cuadro de mandos de un coche. Si deseamos conducir un coche (desarrollar un proceso, un proyecto o mejorar la situación de la empresa, por ejemplo) es necesario contar con datos como la cantidad de gasolina con la que contamos, la presión de los neumáticos o conocer posibles fallos del motor (desviaciones en el proyecto, información actual sobre un proceso, datos referentes a un activo, etc.) Solo de esta manera no solo llegaremos a nuestro destino, sino también lo haremos de la manera más optima y rentable.

imagen 2
Imagen 2. Cuadro de mando

 

El propósito del BI depende de la estrategia de la organización. Esto a menudo proviene del objetivo comercial o las intenciones que tenga la empresa.

HERRAMIENTAS BI

Dentro del BI podemos encontrar distintas herramientas, pero en este caso hablaremos de los Dashboard o Tableros de mando en castellano.

Un dashboard es capaz de presentar información de manera gráfica y actualizada, facilitando así la toma de decisiones. Los dashboard permiten alertar de manera oportuna a los tomadores de decisiones cuando un indicador no se está cumpliendo conforme el objetivo, con la finalidad de poder establecer medidas preventivas o correctivas a fin de coordinar la estrategia con la operación.

Del mismo modo que en BIM se utilizan herramientas inteligentes, los dashboard son herramientas que permiten visualizar información desde distintas perspectivas en base a distintos indicadores establecidos por la empresa. Esta información se muestra a través de tablas, gráficos, etc.

imagen 3
Imagen 3. Dashboard en pc

 

Una de las grandes ventajas que presentan los dashboard es que son interactivos y cuentan con funciones como el desglose de la información de lo general a lo particular (acción conocida como Drill Down). Es decir, a partir de la información mostrada en pantalla podemos sumergirnos en ella con el fin de conocer en detalle los datos que ha servido inicialmente para crearla. Por ejemplo, a partir del porcentaje ejecutado de obra total, podríamos visualizar una lista de los distintos elementos ejecutados en la obra.

En definitiva, un dashboard nos proporciona un soporte en casos como:

  • Evaluar: responder preguntas tales como ¿Se cumplieron las metas y objetivos? ¿Vamos por buen camino?
  • Revelar: ayudar a visualizar y digerir información rápidamente, lo cual significa que hay más tiempo para la planeación estratégica.
  • Comunicar: utilizar una herramienta visual ayuda a obtener el mensaje en un formato común y crear impacto de manera simple y ágil.
  • Certeza: los dashboard ayudan a generar confianza en nuestra intuición.

 

Lo que para el BIM es Revit para BI es Power BI si se buscara generar un dashboard, sin embargo, existen muchas otras como Cyfe, Chart.io, Klipfolio, Qlik, de entre otras. No obstante, es necesario investigar siempre cual se adapta mejor a nuestras necesidades (estudio de estado de una página web, de una empresa, de un proyecto, etc.)

BIM Y BI

BI no solo se ha extendido hasta el sector de la construcción, sino que también lo ha hecho en la metodología BIM. Esto no es de extrañar cuando podemos observar que ambos tratan aspectos como la información, su comunicación, su centralización o su visualización de entre otros. A esto hay que sumar que a medida que BIM se asienta más en el sector, crecen más la necesidad de consumir y gestionar información.

Cualquier persona que haya trabajado bajo la metodología BIM con herramientas como Revit, sabe que en algunos casos puede resultar complicado localizar la información, sobre todo cuando no se cuenta con cierta experiencia con el software. Localizar los parámetros y exportarlos a modo de tabla, plano o simples volcados a Excel puede resultar además confuso si no se hace con cierto orden, y esto empeora cuando los destinatarios son distintas personas con distintas necesidades. Al final, este conocimiento debe llegar a las personas adecuadas, en el momento adecuado y a través del canal adecuado. Muchas empresas recopilan grandes cantidades de información que acaba resultando en datos sin procesar, como hechos y grandes cadenas de datos. En los flujos de trabajo en los que se utilizan BIM y BI se eliminan en gran parte los engorrosos procesos de navegación y gestión de la información desde un modelo, permitiendo generar de manera mucho más optimizada informes interactivos y visuales que mejoran el análisis y la comunicación de los datos relacionados con un edificio.

imagen 4
Imagen 4. Dashboard de un modelo BIM. Fuente propia

Algunas de las ventajas que presentan los dashboard en BIM son:

  • Inspeccionar la información que realmente es relevante en cualquier momento y desde cualquier dispositivo con conexión a internet
  • Compartir la información en un formato fácil de digerir y que no requiere la instalación o utilización de programas específicos más que de un navegador web (Explorer, Mozilla, Chrome, etc) y desde distintos dispositivos como tablets, móviles, etc.
  • Escalar los tableros e información según las necesidades del usuario.
  • Analizar la Data de cada proyecto a bajos costos de desarrollo e implementación
  • Visualizar la información de diferentes maneras, ya sea de manera bidimensional o tridimensional, a manera de tablas de datos, diagramas de pie o de barras, tacómetros y otros.

 

Incorporar un tablero de control (dashboard) a la metodología BIM, a partir de un modelo, por ejemplo, permite monitorear tendencias dentro del proyecto o del modelo, reconocer problemas o fallos, leer la información de distintas fuentes (muy útil si se tiene en cuenta que en un proyecto en BIM puede haber distintos modelos o información presentada en distintos formatos) o compartir la información en un formato gráfico fácil de consumir.

imagen 5
Imagen 5. Dashboard de un modelo BIM desde PowerBI. Fuente propia

Actualmente ya empiezan a existir plugins de Revit, algunos incluso gratuitos, que son capaces de traspasar datos del modelo BIM a un dashboard para su representación. Por otro lado, es posible automatizar estos procesos con herramientas como Dynamo, siempre y cuando se conozca que formato precisa el tablero para su lectura.

imagen 6
Imagen 6. Flujo de generación para un Dashboard. Fuente propia

Conclusión

Hace un tiempo, conocer y adoptar BIM eran la meta, ahora, es cada vez más importante conocer metodologías o estrategias que nos ayuden a la hora de desarrollar y gestionar nuestros proyectos y la información que estos generan.

El uso de BI mediante herramientas como Power BI puede ser un gran aliado a la hora de monitorizar el estado de nuestros proyectos o de acercar la información que estos contienen. Esta práctica no solo beneficia a los usuarios de BIM sino también a aquellos que se ven involucrados en un proyecto donde se aplica la metodología, pero desconocen el funcionamiento de sus herramientas.

El uso de estas herramientas y estrategias mejoran los procesos internos y como consecuencia el resultado final de un proyecto, potenciando aspectos tan importantes como la compartición de información, la colaboración o el consumo de información.

 

 

 

 

Artículos relacionados