Msistudio

Aplicación de cálculo de huella de carbono en un modelo BIM. Parte I

Portada

El sector de la construcción (operación y construcción) genera el 38% de las emisiones globales de CO2 relacionadas con la energía¹.

En el año 1997, un conjunto de 84 países firmó el “Protocolo de Kyoto”. Es un protocolo de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático² y acuerdo internacional donde reestablecieron una serie de objetivos para reducir tanto las emisiones de gases que causan el calentamiento global (gases de efecto invernadero o gases GEI, de aquí en adelante), como el dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4), el óxido nitroso (N2O), y otros tipos de gases industriales fluorados. Los participantes firmaron que, durante el primer acuerdo de compromiso, deberían alcanzar la reducción de al menos un 5% en promedio de las emisiones de gases GEI entre los años 2008-2012, tomando como referencia las emisiones de 1990. En el año 2012, se aprobó la enmienda de Doha al protocolo de Kioto para un segundo periodo de compromiso establecido entre el 2013 y 2020. En este segundo periodo, la Unión Europea comunicó su intención de reducir las emisiones de gases GEI en un 18% respecto 1990.

Sobre la actualidad en España, el pasado 19 de mayo de 2020 el ministerio para la transición ecológica y el reto demográfico (MITECO) del Gobierno de España lanzó el “Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética” para alcanzar la neutralidad de emisiones con fecha limite 2050, permitiendo solo emitir la cantidad de gases invernadero (GEI) que sus sumideros puedan absorber. España ha determinado por ley los objetivos de reducción en un 20% de emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 respecto niveles de 1990. De este modo contribuirá a los acuerdos europeos como lleva haciendo desde hace años. Dicho proyecto de ley fue aprobado el pasado 13 de mayo de este año, 2021, dando lugar a “Ley 7/2021, de 20 de mayo, de cambio climático y transición energética”.

Dentro del sector de la edificación podemos hacer uso del indicador de huella de carbono para controlar los valores de las emisiones de CO2 emitidos a la atmosfera. Desde MSI Studio incorporamos el cálculo de huella de carbono al modelo BIM para obtener el impacto ambiental que tiene un edificio. Un modelo creado en base a la metodología BIM (Building Information Modelling), contiene la información que se ha definido en el BIM Execution Plan. Uno de los objetivos de este modelo BIM puede ser obtener la información para la gestión ambiental, que nos ayudará a tomar decisiones sobre los materiales y soluciones constructivas a definir en base a estos valores.

Imagen 1 2
Imagen 1. Información ambiental que se puede obtener de un modelo BIM. Fuente propia

 

Para llegar a definir la huella de carbono de un edificio se utiliza la metodología de Análisis de Ciclo de Vida (ACV), que consiste en medir los impactos ambientales de manera objetiva y poder tomar decisiones al respecto para la fase de construcción. La metodología analiza los impactos ambientales desde la extracción de materias primas, transporte, construcción, el uso y hasta la deconstrucción, analizándolos por cada una de las etapas hasta que finalmente se obtiene un resultado final por unidad de producto. De esta manera, seremos capaces de cuantificar el impacto ambiental por construcción y analizar posibles actuaciones de mejora en la toma de decisiones. La metodología de Análisis de Ciclo de Vida permite obtener el cálculo de impacto de diferentes indicadores, poniendo en cabeza la huella de Carbono. Existen diferentes softwares, con bases de datos ambientales integradas para realizar dichos análisis de ciclo de vida de las construcciones, por ejemplo, el software TCQ de ITeC través de su módulo de gestión ambiental (GMA).

Los productos comerciales deberían poseer el documento de “declaración ambiental de productos”, cumpliendo con Norma Europea EN 15804 y conforme al Estándar Internacional ISO 14025, donde encontraremos información ambiental de producto como; consumo de energía, y emisiones de CO2, además como Información para el Cálculo del ACV, etapas del ciclo de vida, resultados del ACV, etc.

Imagen 2 3
Imagen 2. Propiedades de tipo y Tabla de planificación de suelos. Fuente propia

 

Desde el modelo BIM se puede cuantificar los datos ambientales de los elementos modelados o incluso llegar a relacionar información del modelo con algunos elementos que no estén definidos en el modelo. Para extraer los datos ambientales del modelo BIM nos podemos referenciar a diversos bancos de datos. El banco de datos referencia a nivel nacional con mayor cantidad de datos ambientales es la llamada base de datos BEDEC (ITeC) que incorpora datos ambientales des del año 2004. Relacionando los modelos BIM con, por ejemplo, la base de datos del ITeC se pueden obtener los datos de impacto ambiental de los elementos y partidas correspondientes de nuestro modelo BIM.

MSI Studio es capaz de mostrar los cálculos de emisión de CO2 en cualquier modelo BIM para dar respuesta a los objetivos de cálculo de impacto que se exige cada vez desde más sectores.

Para más información, contacta con nosotros.

¹ 2020 GLOBAL STATUS REPORT FOR BUILDINGS AND CONSTRUCTION. Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

² United Nations Climate Change. (s.f). ¿Qué es el Protocolo de Kyoto? https://unfccc.int/es/kyoto_protocol

 

 

 

 

 

 

 

Artículos relacionados

Recibe las últimas novedades sobre BIM